En estos días Diosdado Cabello ¿sorprendió? con una idea ‘maravillosa’ para controlar el problema de la economía venezolana que suma ceros como quien colecciona stickers de WhatsApp. La iluminación del número dos proviene de los albores de la revolución, de esos alumbramientos del comandante eterno: gallineros verticales, las misiones como mecanismo de institucionalizar la pobreza y darle al traste a todo aquello que es modélico en el mundo entero, las expropiaciones como modo de enriquecer a los trabajadores y arruinar al aparato productivo.

Basta con recordar un poco y revivir esos momentos gloriosos de la belleza de la revolución para ver que el corolario, la guinda del postre, la vuelta al trueque como gran propuesta de la revolución bolivariana.

¡Hay que ver! ¿Cómo es posible que la vara -digo mazo- de medir del gobierno de Maduro sea reconocer el fracaso de su modelo económico y proponer, así como quien oye llover, que sea el trueque la forma de supervivencia de los venezolanos? ¡Ya lo es desde hace mucho, Diosdado! Lo que pasa es que usted no se da cuenta de lo que pasa en el país que gobierna porque ha llenado sus cajas fuertes del dinero de las arcas venezolanas. Llenó las suyas, las de Nicolás, las de los secuaces del juramento del Samán de Güere y unos cuantos advenedizos. ¿No se acuerda, Diosdado, de esas promesas que se hicieron en Aragua? ¿De esas cacareadas arengas de Chávez y Maduro hablando de esos ideales de patria, muerte y latrocinio?

Ya no le respeta nadie. No pierda el tiempo y dese por vencido. Dígale al chico del bigote que se rinda. Deje que la gente que tiene ideas de país haga lo suyo. Deje la gritadera y la zoquetada. Deje de lado ese mazo o, mejor, métalo en la maleta y lléveselo para que a nadie se le ocurra usarlo otra vez.

Ahora, además de pobres de solemnidad, los venezolanos son, gracias a esas marramuncias del chavismo, cómplices de las FARC, una vez más porque, si recuerda cuando liberaron a Ingrid Betancourt, su amiguete de las fuerzas armadas, el exministro Chacín, dijo a los guerrilleros que entregaron a la excandidata: – ¡‘Tamos pendientes!

¡Claro que están pendientes los del gobierno de Maduro! Necesitan la guerrilla para poder hacer la contra en caso de perder el poder político, económico y, por supuesto, el de la droga que manejan.

Un saludo, revolucionarios. ¡Que les vaya! Mire que me reservo el bien para los venezolanos, no para ustedes.