Ya es sabida la forma de hacer gobierno del chavismo. Toman decisiones que podrían implicar importantes movilizaciones –como la de ratificar la condena a Leopoldo López- mientras se toman retratos reabriendo la frontera o cantándole a los 90 años de Fidel.

El gobierno de Nicolás Maduro (y el de Chávez) se manejan en torno a cortinas de humo. No hay que discutir si estos gobiernos chavistas son demócratas o no. Ya esa ingenua creencia de que Venezuela es un país democrático porque se celebran elecciones ha pasado a la historia. Maduro es un dictador y punto.

Sus secuaces en el poder se ocupan de mantener el status quo de la revolución porque los rabos de paja que tienen no pueden acercarse a ninguna candela. ¿Cómo estarán la conciencias de los jueces de la Corte de Apelaciones que ratificó la sentencia de Leopoldo López? Tranquila. Seguro que tomando whiskey en algún restaurant del Este de Caracas.

Maduro, para alejarse de las cámaras de TV de la justicia, se sentó a la vera de Fidel Castro para eso, cantarle a las velitas de cumpleaños del otro dictador latinoamericano. El mentor de la revolución venezolana e ideólogo de la hambruna cubana y venezolana.

Las cámaras de TV, las mismas que retrataron el apretón de manos de Maduro con Santos reabriendo la frontera Venezolana-Colombiana (no lo decimos al revés porque la decisión fue unilateral del dictador venezolano), graban las olas de personas que con bolsas en las manos y récipes médicos van urgidos a comprar algo para llenar las barrigas y otro tanto para sanar sus dolencias.

La movilización fuera de las fronteras de Venezuela buscando justicia lleva a los líderes políticos de la oposición a reunirse con todo aquel que tenga algo de poder, aunque sea mediático, para llamar la atención de la barbarie que se vive en el país caribeño.

Una situación desesperada que ya huye en balsas hasta Curaçao, así como hacen los cubanos migrando hasta Florida, que busca fuera en Colombia comida, que clama justicia universal, que quiere revocar al mandatario como lo apunta la constitución.